sábado, 28 de febrero de 2009

LA MUJER EN LA MEDICINA. 6


Estatua: Asclepio
Ya sé que sorprende, pero algunas mujeres sienten que trabajar por dinero “las mancha”. Ellas preferirían hacerlo por amor, como lo hicieron siempre. Los divanes de los psicoanalistas están llenos de estos casos. Se podría incluso llegar a interpretar que la necesidad social de incluir a la mujer en el trabajo ha hecho que se pague menos a la mujer para que ella pueda trabajar sin tener esa sensación de quedar “manchada” por el dinero. Está claro que nuestra relación con el dinero debe cambiar. Cuántas mujeres con una formación profesional, hacen de asistentes de sus maridos sin cobrar un sueldo, les sorprendería saber que muchas, o realizan trabajos muy por debajo de su calificación profesional, o mal remunerados, cuyos sueldos no corresponden al puesto que ocupan.
Las ideologías decantan en leyes. Estuvo regulado por la Ley, que en ciertas profesiones (por ejemplo, la enseñanza, las mujeres no podían cobrar más de 2/3 de lo que cobraban sus homónimos varones), y para borrar la impronta de una ley, no basta con cambiarla (en EEUU, donde hemos señalado que las diferencias son más extremas, en 1950 Kenedy firmó la ley de igualdad de salarios, pero la que prevalece en la práctica, es la ley anterior, porque no se ha modificado un ápice la ideología). Piénsenlo. Muchas de las que están leyendo este artículo son mujeres trabajadoras: ¿creen que tienen el sueldo que corresponde a su formación? ¿No les cuesta cobrar, recibir el dinero producido con su trabajo? ¿Cuántas veces han renunciado a una remuneración, cuando correspondía que su trabajo se remunerara?
Las dejo con esta reflexión. No quisiera terminar sin señalar sucintamente, porque sería motivo de otra charla, otro de los puntos de vista desde los que se puede abordar la cuestión mujer y la Medicina, que es desde la paciente, la mujer como paciente y su relación con la Medicina. O más bien, desde los prejuicios que los Médicos (tanto ellas como ellos) tienen con respecto a las pacientes mujeres. La OMS ha desarrollado una página para debatir sobre el impacto del sexo en determinadas enfermedades (y no lo llamo género porque me parece nuevamente un eufemismo para elidir que los humanos somos sujetos sexuados y porque no me interesa si lo que digo es o no políticamente correcto).La cardiopatía isquémica (es decir, el infarto de miocardio y la angina de pecho), es un ejemplo de una de estas enfermedades donde el sexo del paciente determina una diferencia en la atención médica. Se sigue pensando que la cardiopatía isquémica es una enfermedad de hombres, cuando es la segunda causa de muerte en la mujer. Además, los patrones de la enfermedad, están descritos para el hombre, por lo que en ella, la clínica de la angina o el Infarto, al ser distinta que la del hombre, es en ocasiones infradiagnosticada, de hecho se llama "atípica", pero es con respecto al patrón tipico, que es el masculino. Además, como decíamos, ella misma sufre de estos prejuicios, de tal manera, que no reconoce en ella los síntomas, acudiendo más tarde al hospital que los hombres (hay 1 hora de diferencia entre el tiempo que un hombre con IAM tarda en llegar al hospital, y el que tarda una mujer). He aquí un amplio campo de trabajo.

Añadir para finalizar, que la Medicina fue desde sus inicios una mujer: la Diosa griega Hygieia, hija del Dios Asklepio, hijo a su vez del olímpico Apolo.

9 comentarios:

  1. Muy interesante tu reflexión sobre algo tan mundano ocmoes el salario. Tiene razón hay muchas mujeres que cobran menos de llooque deberían cobrar por su formación. Es una de las verguenzas de nuestra sociedad, algo que hay que cambiar. Creo que es algo que tiene lo días contados, cada vez es más fácil comprobar coo las mujeres van copando los puestos de profesor uniersitario, y como no, de puesto de políticos de primer nivel. Ya sólo es cuestión de que algún grupo político lo lleve al congreso para quie sea legislado, nadie se opondría, pues significaría renunciar a muchísimos votos.
    Volvió a ser muy interesante tu post.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Jose, te vuelvo a agradecer el premio que has compartido conmigo, ahora aquí en mi blog.

    ResponderEliminar
  3. Esto si que es Interesante
    Cómo que cobrar por el trabajo realizado,hace que haya mujeres que se sientan "manchadas"?
    Estaria bueno,que tras pasarte tus horas trabajando,con una palmadita te despacharan,vamos,que para esas gaitas,mejor que prueben a vivir del aire,a ver que tal las pinta,esa mentalidad...
    Se me escapa a todo raciocinio.
    Por otro lado...
    Si las idiologías decantan en leyes...
    Al menos en España,La Carta Magna,aprobada en en 1978,claramente dice en su Título I,Sección II,Artículo 35,que No puede hacerse discriminación por razón de sexo,ni para la promoción,ni para a remuneración obtenida por el trabajo realizado.
    Asi que...
    Aferrémosnos pués a las Leyes,que para eso estan y si aún así no lográsemos nada...
    Al menos habremos hecho el ruido suficiente, como para poder demostrar que tontas No somos.
    En relación a tus preguntas...
    Cobrar lo correspondiente?
    Particularmente yo no creo que ni hombres,ni mujeres,estemos cobrando lo correspondiente,en relación a la responsabilidad que hemos de asumir,(hablo de mi sector laboral,en el que hombres y mujeres cobran la misma base salarial).
    Renunciar a remuneración merecida?
    De eso Nada,yo No renuncio a nada que me haya ganado,que el trabajo realizado,inversión de mi propio Tiempo de vida me cuesta y mi Tiempo para mí,vale y mucho.
    Y ya por último...
    La tardanza en asociar síntomas referentes a la propia salud...
    Creo que es muy personal,a parte de los conocimientos que cada persona pueda poseer.
    Hay quien se siente "morir" por un simple corte en un dedo y sale disparad@ a urgencias y hay quienes sintiéndose morir,se despreocupan quizá en exceso de ser diagnosticad@s.
    Sin embargo,quienes poseen una base médica...
    No dilatan en extremo una visia al médico,ya que al conocer las consecuencias,suelen ser conscientes del riesgo que asumirían al demorarse.
    Pero bueno,supongo que como en botica,de todo un poco siempre ha de haber.
    Una vez más Alejanda,
    Gracias por Compartir tan Interesantes artículos,los cuales siempre resultan amenos de leer y cuyos datos,son gratos de conocer.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola Ángeles, efectivamente, los procesos a los que me refiero escapan a todo raciocinio, porque no son conscientes, son inconscientes. Y en ocasiones, cuando creemos conscientemente que ni por lo más remoto es eso lo que nos pasa, es eso lo que nos pasa (digo a veces). A mí si me pasan cosas con el dinero, y con el cobro por mi trabajo, como a muchas mujeres que no pueden ni pensar (por inconsciente) que eso les pase. Al menos algunas nos vamos animando a reconocer algunas dificultades y trabajarlas para poder otra relación con lo social, el trabajo, el dinero, el salario.
    Un beso Ángeles.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesate este punto de vista sobre la mujer con la medicina. Te sigo

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Es curioso como todo va comparado con el hombre. Aún queda para la igualdad, aunque se haya avanzado muchísimo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Que entrada tan interesante! Te felicito!

    ResponderEliminar
  8. Excelente blog y maravillosos tus artículos y las reflexiones que nos compartes amiga Alejandra, en verdad te felicito por tu trabajo en este espacio, reflejas esmero, dedicación y un admirable profesionalismo, un cariñoso y cordial abrazo desde Venezuela mi atractiva y talentosa amiga.

    ResponderEliminar