miércoles, 14 de enero de 2009

VIGENCIA DEL PSICOANÁLISIS

Cuadro de Dali: Niño mirando el nacimineto del nuevo hombre.

En el año 2000 se cumplieron 100 años de la publicación de la Interpretación de los Sueños. Este escrito de Freud está considerado como el texto en el que se funda la teoría psicoanalítica, por ser en él donde Freud produce el concepto de Inconsciente, concepto central de la teoría. Podemos decir entonces que el continente del Psicoanálisis es un nuevo continente. Apenas cien años no son para una ciencia casi nada . Las matemáticas tienen miles de años. La física moderna comienza con Galileo, hace más de 600 años. Y no por ello a nadie se le ocurre decir que las matemáticas o la física están superadas.
Además, ninguna teoría que venga a develar una ceguera del hombre se supera. Lo que una vez fue verdaderamente nuevo, no envejece nunca. Los pensamientos de Kant, Hegel, Marx, Freud, no se superan, sino que forman parte de la historia del pensamiento.
La teoría copernicana, que nos enseña que es la tierra la que gira alrededor del sol, viene a producir una ruptura con respecto a una visión anterior del mundo, apoyada en la teoría ptolomeica. Sin embargo, sin los cálculos matemáticos de la teoría ptolomeica, no habría sido posible la teoría copernicana. Ningún pensamiento se supera. En algún pensamiento estamos, algún pensamiento nos sobredetermina. Cuando uno habla, si alguien sabe escucharlo, se ve desde donde habla, qué libros ha leído y cuáles le faltan por leer. En el caso del psicoanálisis, aún no ha llegado la teoría del inconsciente que sea más avanzada que la freudiana, no decimos que no vaya a acontecer, porque el pensamiento ha de seguir avanzando, pero lo que es seguro, es que aún no ha acontecido.
Más allá de que hayamos o no leído a Freud, una vez que él escribió su obra, esta no puede borrarse, no podemos acabar con más de 4000 páginas de producción teórica.
Todas las dictaduras han rechazado el psicoanálisis: Hitler quemó los libros de Freud, Franco hizo retirar la palabra psicoanálisis del diccionario, la dictadura militar Argentina expulsó o mató a los psicoanalistas.
Un pensamiento que diga que casi todo lo humano se puede conseguir con trabajo, que nadie nace un genio, que la capacidad de crear es una capacidad de todo humano, que producir aportes dentro de una ciencia si el sujeto se somete a sus postulados, escribir, pintar... es con trabajo, es demasiado peligroso para los Estados, a los que no les conviene mucha gente que cuestione sus acciones o sus maneras de concebir la salud, la educación...
El psicoanálisis no es una psicopatología, es decir, que incluso cuando Freud nos trae sus casos: El hombre de los lobos, de las ratas, el caso Juanito, no es para mostrarnos algo de la neurosis obsesiva, o algo de la fobia, sino que es para ver qué aporta ese caso a lo humano, al funcionamiento del aparato psíquico, ya que Freud insiste en que los mecanismos psíquicos son los mismos para los sanos que para los enfermos: todos reprimimos, negamos... por eso es posible la curación, porque no se trata de una cuestión de cualidad, sino de cantidad.
La cura en psicoanálisis decimos que es un beneficio extraordinario, es decir que lo primero que hace el paciente es curarse, para poder psicoanalizarse. Si el paciente permanece en análisis, la cura se produce, pero no es el objetivo del análisis.
Por eso es mucho más que una terapia, no sólo es un instrumento de gran precisión y eficacia para tratar la histeria, la neurosis obsesiva, la fobia, las enfermedades psicosomáticas, incluso la psicosis, porque si nada es al azar en el sujeto, y en todas sus producciones está implicado con su deseo, entonces tampoco el delirio está exento de sentido.
El psicoanálisis no tiene contraindicaciones. Es útil en cualquiera de las estructuras psíquicas. En el congreso de Bonebal, se llegó a la conclusión de que la única contraindicación del análisis es no pagarlo. No es preciso estar enfermo para psicoanalizarse. El psicoanálisis te permite explorar nuevas cadenas asociativas a las que no hubieras accedido nunca sin análisis, y eso no es poco, porque nuestra realidad es lo que decimos de ella, ampliar nuestras frases, es ampliar nuestra realidad, y además, el psicoanálisis también permite transformar la manera de gozar, porque Freud nos enseña que se goza siempre, con el dolor, con el placer. Descubre que en el síntoma también hay un goce, entonces, antes de curar al paciente, hay que mostrarle que hay otras maneras de gozar que mutilan menos su vida cotidiana, porque sino, no renunciará a su goce, preferirá mantener la enfermedad. Una vez conducido el paciente ante esta nueva puerta, es él el que decide.
Los que trabajamos en el campo de la salud, debemos cuidar nuestra salud también. Freud dijo que el psicoanálisis es un hecho exquisitamente comunitario, no sólo porque es público, se nota, uno lo lleva puesto, se notan sus efectos, sino también porque es necesario su estudio en una Escuela de Psicoanálisis, entre otros analistas , es necesaria la supervisión de los casos y es necesario el análisis del analista, para no interferir con sus procesos inconscientes en el camino del paciente, para poder una escucha sin prejuicios, tolerar que el paciente combine cualquier palabra con cualquier palabra. Que el análisis sea un lugar de libertad, donde el paciente pueda hablar sin sentir que cada frase lo compromete.
Que el Psicoanalista no pertenezca a ninguna Escuela, no esté en continua formación, con grupos de estudio, o no se psicoanalice, no le puede hace mal al paciente, al que le hace mal es al analista.
Para todos los profesionales de la salud es indispensable conocer el descubrimiento freudiano, rechazarlo es como si el médico no aceptara que la radiología puntera: RMN, TAC, es un gran avance, y se negara a utilizar esta técnica para el diagnóstico de sus pacientes.
Freud nos viene a decir que suceden cosas en nosotros sin que nuestra conciencia intervenga para nada, y que eso que sucede en nosotros sin la intervención de nuestra conciencia - y que determina nuestros actos - son los procesos inconscientes, que tienen una lógica diferente de la de la conciencia, pero lógica en fin. Es decir que el inconsciente tiene sus leyes de funcionamiento, y de eso es de lo que nos habla la teoría freudiana, si se nos escapa esto, se nos escapa una parte de lo humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada